sábado, 21 de enero de 2017

Los beneficios que encuentro al colorear libros para adultos

Estoy un poco desaparecida, pero los que me seguís por Instagram ya os habréis dado cuenta de que estoy dedicando mi tiempo de ocio por las tardes a los libros de colorear para adultos, así que cómo pienso firmemente que un bloguero solo debe escribir de lo que entiende y experimenta, me gustaría hablaros de los beneficios que personalmente encuentro o he experimentado con esta afición.


Antes de nada me gustaría explicar que estos son los beneficios que yo encuentro al colorear, y que sentándome y reflexionando sobre ello saco en claro, os cuento de manera personal, cómo me ayuda a mí.

Mi fiel compañera siempre atenta cuando coloreo.


Compré mi primer libro de colorear para adultos hace ya tres años, así que  tengo unos cuantos en la colección, bastantes, pero cada día salen más preciosidades qué me van animando a seguir, incluso si algunos meses del año me dedico más a otra cosa. Además, dibujantes de cada rincón del mundo sacan asombrosos libros que estoy segura de que algún día llegarán con facilidad a todos los hogares para darnos grandes satisfacciones si les damos una oportunidad coloreándolos.

El motivo por el que comencé a colorear es qué siempre he sido creativa, he dibujado y he pintado desde que era pequeña, al igual que hacen mis hermanas. Llevaba un tiempo apartada de lo creativo porque siempre estaba trabajando, y el boom de los libros de colorear para adultos me dio la oportunidad de volver al mundo del arte de la forma más sencilla del mundo, coloreando.

He tenido mis momentos de estrés y mis momentos de mala salud, y puedo deciros que toda actividad artística me ha ayudado, no solo colorear, también dibujar, el doodle art, zentangle art, los art journals, los sketch books, el scrapbooking, etc.

Sin terminar, libro Imagimorphia de Kerby Rosanes.



¿Pero qué beneficios encuentro que me ha aportado el colorear?

Evita que estés todo el día pensando: cuando trabajas con personas, en los cursos que te da la empresa u otras entidades te explican qué cuando sales de trabajar, en el lugar de trabajo se tiene que quedar todo lo malo, las malas caras, las riñas, los reproches, los insultos, las pullitas y todas esas cosas que conocerán TODOS los que trabajan atendiendo a personas en cualquiera de sus formas. Pero es fácil decirlo y difícil hacerlo, y te pasas la tarde o la noche  pensando en cosas malvadas que te han dicho o hecho. Cuando coloreas te concentras tanto, tantísimo, que te olvidas de todo, puedes pasar tres horas seguidas coloreando, y cuando levantas la vista ves que es tardísimo, y no has estado pensando, el tiempo ha pasado volando.


Cuando eres una persona muy nerviosa o hiperactiva, te permite estar sentada y trabajando en algo, sin tener que estar toda la tarde de aquí para allá sin parar: lo normal es que si eres un poco hiperactivo los demás te digan “siéntate de una vez”, hasta las visitas, es lo que me pasa a no ser que esté haciendo algo que me apasione, porque para mí el tiempo es muy valioso y siento la necesidad de estar haciendo algo productivo y de no “perder el tiempo” solo sentada o charlando.

Por otra parte, para mi salud es bueno pasar una tarde tranquila, y he tenido que aprender a vivir más relajadamente, y ¿cómo haces eso si tienes la necesidad de ser productiva y de hacer mil cosas? Además de que tu mente hace una lista constante de todas las cosas que deberías o que sería genial hacer. Pues una vez más colorear y las tareas artísticas te ayudan, puedes pasar la tarde sentado coloreando, hay dibujos que se tardan unas cuatro horas en terminar, hay otros que requieren que colorees por ejemplo tres horas varios días, y aunque es ocio y una afición, obtienes un producto, estás haciendo algo genial, que además puedes enseñar a los demás, por ejemplo en Instagram y otras redes sociales.


Acabar lo que empiezas y adquirir disciplina: una vez más las personas nerviosas y los hiperactivos, no suelen acabar nada de lo que empiezan, simplemente porque si no tienes los medios para llevarlo a cabo en el momento, enseguida encuentras otra cosa genial que hacer. Pero coloreando solo necesitas un libro y lápices, y enseguida puedes ponerte a ello. Por otro lado, empiezas un dibujo y engancha, y te vas animando tú mismo a terminarlo, y adquieres disciplina, te ayuda a entender perfectamente qué lo que se empieza hay que terminarlo.


Adquirir paciencia: Algo realmente difícil para algunos de nosotros, pero para colorear libros para adultos hay que ser paciente, cómo os he dicho antes, se tardan horas en terminar los dibujos, y poco a poco vas desarrollando una paciencia que no pensabas que pudieras adquirir.


Concentrarte en las cosas pequeñas: la mayoría de nosotros queremos hacer grandes cosas, parece que el ser humano se centra en lo vistoso, en lo grandioso, es como empezar el edificio por el tejado en vez de por los cimientos. Todo tiene una base, se empieza poco a poco y también los detalles son importantes. Muchos libros de colorear para adultos tienen dibujos que están formados de minúsculos detalles, y coloreando estos detalles, de distintos colores, vas formando la composición y creando algo más grande, y esto te ayuda de nuevo a ser paciente, y a concentrarte muchísimo, y a empezar a trabajar con cosas pequeñitas y crear algo más grande.


Ejercitas la mente: La mayoría de los dibujos están formados por detalles escondidos que no se ven a simple vista y tienes que encontrar, o por objetos similares que se repiten, a veces son objetos iguales puestos en puntos opuestos del dibujo, de tal manera que vas descubriendo cosas y puedes trabajar con ello, intentando recordar de qué color pusiste ese objeto similar, si son muchos objetos similares y vas agrupándolos por color, estás trabajando a la vez con muchos grupos de figuras que cada una tiene un orden y un color y tu mente tiene que recordar por tanto un patrón, así que además de hacer un trabajo artístico, tu mente está trabajando.


Trabajas con tu creatividad: es algo maravilloso, cuanto más dibujas, más desarrollas la creatividad. Aprendes a darte cuenta de cuál es tu estilo, por ejemplo, yo me doy cuenta de que en mis dibujos uso gamas complementarias, es decir, colores que están en puntos opuestos de la rueda  cromática, y por tanto me gusta que los colores resalten. Y cuando te das cuenta de cuál es tu estilo piensas en probar otras cosas, en ejercitar otras técnicas en cada dibujo, en intentar cosas nuevas, y no solo vas desarrollando tu creatividad, sino que aprendes muchísimo de tu trabajo.


Aumentas la destreza artística: a los que no dibujan ni pintan les voy a contar un secreto, incluso a los que se les da bien el tema artístico, si no dibujan, pierden muchísima destreza, y luego ya no dibujan igual, por tanto, sepas o no sepas dibujar, la práctica es fundamental. Así  qué, colorear es una forma perfecta de aumentar tu destreza en todo lo artístico, porque además, las personas que ya saben dibujar y colorear, se intentan superar a sí mismas en los diseños de los libros de colorear para adultos, sólo tenéis que ir a Instagram y buscar por ejemplo #adultcolouringbook y vais a ver las maravillas que hay. Practicar siempre es importante.


Aporta paz y tranquilidad: esas horas que pasas concentrado coloreando son horas de paz, para tu cerebro y para cada parte de tu ser, personalmente pienso que si alguien piensa que es una pérdida de tiempo no entiende que todos necesitamos momentos de paz, de tranquilidad y de descanso, para nuestra salud tanto física como mental.


Te hace reflexionar: sinceramente, he notado un cambio grandísimo en mí, cuando llevo a cabo esta actividad, cambio totalmente, tea ayuda a estar en paz y tranquila, a apartar los malos recuerdos, a concentrarte en algo hermoso, también te hace que tu mente reflexione en ese estado de concentración. Aunque os parezca raro, encuentro que es incluso un poco espiritual, porque llegas a un estado de paz, de reflexión, de no irritación, qué solo encuentro cuando medito, y en mi caso además me ayuda a acercarme a mi lado y trabajo espiritual.


Es importante recalcar, que cuando os hablo de que te vuelves más paciente, adquieres más disciplina o pasas menos tiempo dando tumbos y más sentada y relajada, hay que entender que  esto no ocurre de la noche a la mañana, si te sientas un día a colorear no vas a entrar en un estado zen, así que no tires el libro por la ventana, sino que deberías colorear un poco cada día, y así sí que verás los resultados.

Espero que os hay ayudado esta entrada y que os animéis a practicar esta afición que es bastante sana.

Es un texto original de IsaLot, todos los derechos reservados.

Nota: Libros que aparecen en las fotos: Magical ocean adventure, de Petya Kazantseva (en inglés). Secret Garden, de Johanna Basford (en inglés). Imagimorphia, de Kerby Rosanes (en español).

Quizá también le interese:

3 comentarios:

Judith dijo...

Hola !!
Que bueno Isa!! A mi me gustan este tipo de actividades, buscaré alguno que me guste para comenzar, la verdad que son tan bonitos todos los dibujos que es difícil decidirse!! Me alegra que te aporte tanto, eso esta bueno.
Besos.

Julia Montejo dijo...

Hola! Buena entrada, yo he comenzado hace un tiempito con el zentangle art y me relaja muchísimi. Saludos! :)

María José dijo...

Hola! A mi me encanta pintar, me relaja, me desconecta, uso está playlist que hice para meditar mientras coloreo https://open.spotify.com/user/22gft6k4qvooggynntemg4jdi/playlist/2iKphJVJWD7KXPI6sDf8OG

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...